Publicidad

Publicidad

Difusión de acontecimientos con objeto de hacerlos públicos. La publicidad es también la información de productos o servicios dirigida al público con la intención de darlos a conocer y de favorecer su adquisición o utilización.

Los antecedentes de la publicidad se remontan a las civilizaciones de la antigüedad, en las que la publicidad era oral, aunque también están documentados anuncios escritos, como en Egipto, Grecia y Roma.

Los pregoneros griegos y romanos transmitían información de los poderes públicos, pero ocasionalmente anunciaban productos de los comerciantes. Esa figura se desarrolló en la edad media, con la aparición del charlatán, profesional dedicado en exclusiva a la publicidad mercantil.

El desarrollo de la imprenta, en los siglos XV y XVI, impulsó la publicidad impresa y la utilización de los carteles. En Inglaterra en el siglo XVII aparecen los semanarios y la primera publicación dedicada a informar sobre productos. En el siglo siguiente la publicidad ya forma parte de los diarios, nacidos en esa época.

Medios

Existen dos tipos de medios publicitarios: convencionales y no convencionales. En el primer caso, la publicidad está dirigida a un público mayoritario y heterogéneo, salvo excepciones, como los medios de comunicación de información especializada (por ejemplo, una revista de literatura, que anuncia libros, se dirige a un público lector o aficionado a la literatura); en el segundo caso, la publicidad está orientada al público que se considera consumidor potencial de los bienes o servicios que se anuncian, cuyas características son conocidas y estudiadas previamente por la empresa anunciante.

Medios convencionales

Llamamos medios convencionales a los medios de comunicación: periódicos, revistas, radio, televisión, cine e Internet, en los que las empresas o instituciones anunciantes dan a conocer sus productos o servicios mediante la inserción de espacios publicitarios.

En radio el anuncio se llama cuña y en televisión, spot. En prensa (diarios y revistas) se han establecido formatos estándar: página completa, media página, faldón (un tercio o un cuarto de página, ya sea vertical o apaisado), por módulos (pequeñas partes en las que se divide una página), anuncios por palabras (compra y venta de artículos, empleo, etc.), entre otros.

Otro de los medios publicitarios convencionales es la publicidad exterior: carteles en vallas, cabinas telefónicas, medios de transporte (autobuses, metro, trenes, etc.) y mobiliario urbano (paradas de autobús, etc.), entre otros.

Medios no convencionales

Entre los medios denominados no convencionales podemos encontrar:

  • El envío postal personal (con los datos del destinatario).
  • El buzoneo: reparto de publicidad (folletos, por ejemplo) en los buzones. No son envíos postales a particulares con sus datos personales, sino que se reparte por zonas.
  • El marketing telefónico: llamadas al número de teléfono de particulares, cuyos datos personales y características se conocen previamente y que son potenciales consumidores de los productos o servicios de los que hacemos publicidad.
  • Los regalos publicitarios.
  • La señalización y la rotulación.
  • Las ferias y exposiciones: en estos encuentros profesionales o dirigidos al público se promocionan los productos o servicios con la presencia de un stand de la empresa, en el que se entrega gratuitamente información sobre los mismos.
  • El patrocinio y el mecenazgo: son métodos bastante eficaces para promocionar los bienes o servicios. El primero consiste en patrocinar actividades culturales o sociales, a través de una aportación económica para sufragar sus costes; mediante el segundo la empresa o institución participa como mecenas de obras de arte u otros fines culturales o sociales, por ejemplo, la restauración de una catedral.
  • Las publicaciones de empresa: suelen ser revistas dirigidas a los consumidores de sus bienes o servicios.
  • Los anuarios, guías, directorios, etc., con datos sobre los anunciantes o el sector al que pertenece.
  • Los catálogos de los bienes o servicios de los anunciantes.
  • Juegos, concursos o sorteos de productos o servicios.
  • Tarjetas de fidelización: dirigidas a los mejores consumidores, con descuentos en establecimientos comerciales, viajes, actividades culturales y sociales, etc.
  • Publicidad en el punto de venta o establecimiento comercial, entre otros.

 

Publicidad

 

Fuente: Magnacademy

Fotografía: Fco-Javier Delgado Zorraquino

Prensa y periodismo

El periodismo es el proceso de captación, elaboración y difusión periódica de hechos considerados noticiosos, de actualidad, de interés general y de repercusión social, mediante los medios de comunicación, con el objetivo de responder a la demanda informativa de la población.

Desde su origen y durante siglos el periodismo sólo se ha desarrollado mediante la prensa escrita (a través de diarios o revistas), ya que hasta el siglo pasado no nacieron nuevos medios de comunicación de masas, como la radio, la televisión, el cine y, durante los últimos años, Internet, que ha posibilitado la creación de periódicos digitales, no editados en papel.

Las premisas del periodismo desde su nacimiento son veracidad, precisión, concisión, objetividad y rapidez, con independencia del medio de comunicación empleado. Los distintos soportes han enriquecido la actividad periodística y han originado nuevos lenguajes, adaptados a los recursos de cada uno (el sonido, en la radio; o el sonido y la imagen, en la televisión).

Televisión

Fuente: Magnacademy

Fotografía: Esther Vargas flash.pro