Alimentos

Los alimentos

Alimento es cualquiera de las sustancias que los seres vivos comen o beben para seguir viviendo. El conjunto de alimentos que comemos a lo largo del día es lo que se llama dieta. Y para mantener la salud es necesario que la dieta sea equilibrada.

Los seres humanos somos omnívoros, es decir, que nos alimentamos de comida de origen animal, como carnes y pescados; de origen vegetal, como las verduras, las hortalizas, las frutas y los cereales, y de origen mineral, como la sal y el agua.

Los alimentos que comemos son transformados por el sistema digestivo en nutrientes que llegan a la sangre y desde allí se distribuyen por todo el cuerpo y llegan a todas y cada una de las células que forman los diferentes órganos.

En los alimentos se pueden encontrar seis clases de nutrientes esenciales diferentes: las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas, los minerales, las vitaminas y el agua.

Las proteínas

Las proteínas están formadas por aminoácidos, que son pequeños compuestos necesarios para el crecimiento y la reparación de los tejidos. Los alimentos de origen animal, como la carne, el pollo, el pescado, la leche y los huevos, son ricos en proteínas. También algunos productos de origen vegetal son estupendas fuentes de proteínas, como las espinacas, las legumbres, la soja o las nueces.

Los hidratos de carbono o azúcares

Los hidratos de carbono, también llamados azúcares, son compuestos orgánicos que están formados por átomos de carbono, oxígeno e hidrógeno.

Los hidratos de carbono son la principal fuente de energía para el organismo. Los alimentos ricos en este tipo de nutrientes son el arroz, los cereales (pan, pasta, copos, pizza) y las papas.

Pan

Las grasas o lípidos

Las grasas son una fuente de energía concentrada y cumplen distintas funciones: permiten la absorción de ciertas vitaminas, forman parte de todas las células del organismo y ayudan a mantener la temperatura corporal.

Existen dos tipos de grasas: las saturadas y las insaturadas. Las primeras son casi todas de origen animal y comerlas en exceso es perjudicial, pues aumentan los niveles de colesterol en la sangre. Las grasas insaturadas, en cambio, son grasas “buenas” y son capaces de reducir los niveles de colesterol de la sangre. Son líquidas y se encuentran en los aceites (sobre todo en el aceite de oliva) y en los pescados azules, como la sardina.

Los minerales

Los minerales son sustancias inorgánicas, que no son de origen vegetal ni animal. Prácticamente todos los alimentos aportan minerales, por eso es sencillo obtener las cantidades necesarias de casi todos ellos. Entre los minerales más importantes para el organismo se encuentran el hierro, que forma parte de los glóbulos rojos de la sangre, y que se puede obtener de alimentos como las lentejas, las verduras verdes y la yema del huevo.

También el calcio es muy importante, pues participa en la construcción de los huesos y de los dientes. Las principales fuentes de calcio son la leche y el queso, aunque también está presente en vegetales como el brócoli, las acelgas o el repollo.

Queso

Las vitaminas

Todos los organismos vivos necesitan vitaminas para crecer y estar saludables. Como el cuerpo humano no puede elaborarlas por sí mismo, necesita obtenerlas de los alimentos.

Las vitaminas se dividen en dos grandes grupos ( liposolubles e hidrosolubles) y cada una de ellas cumple una función específica.

Las vitaminas liposolubles son las que se digieren y absorben con ayuda de la grasa incluida en la dieta. Son las vitaminas A, D, E y K.

  • La vitamina A es necesaria para los huesos, la vista y la piel. Está presente en las frutas y las verduras.
  • La vitamina D es muy importante en la infancia, pues ayuda a que los huesos y los dientes crezcan fuertes.
  • Las vitaminas E y K son fundamentales para la sangre y se encuentran en las verduras verdes, como las espinacas.

Las vitaminas hidrosolubles son las que se digieren y absorben con ayuda del agua. No son almacenadas en el organismo durante mucho tiempo, por eso es necesario tomarlas diariamente en cantidades suficientes. Son las vitaminas de los grupos B y C.

  • La vitamina B ayuda a mantener la piel sana, y también es importante para el sistema nervioso.
  • La vitamina C es esencial para que los dientes y los vasos sanguíneos estén sanos. Está sobre todo en los cítricos, como la naranja, el limón o el pomelo.

Frutas

El agua

El agua es un elemento fundamental para la vida. Además de beberla, el agua se obtiene de las frutas, ya que muchas de ellas, como el melón o la sandía, tienen un porcentaje muy alto de agua en su composición.

 

Los 10 mejores alimentos “anti-age”

Muchos alimentos contienen en sí mismos los nutrientes necesarios para ayudar a nuestro organismo a retrasar el paso del tiempo. Gracias a sus propiedades, son nutritivos, antioxidantes y protectores. Algunos ejemplos son:

Brócoli: Sus dosis de betacarotenos, ácido fólico, potasio y vitaminas A, B y C lo convierten en un potente protector de la piel. La mejor forma de comerlo es cocinarlo al vapor para que no pierda sus vitaminas y minerales.

Legumbres: Contienen hidratos de carbono con  bajo índice glucémico y alto contenido en fibra y en micronutrientes esenciales. Poseen proteínas de calidad y protegen la piel, por sus dosis de antioxidantes.

Palta: Nutre la piel gracias a su gran aporte de vitaminas.

Arroz integral: Los cereales integrales no refinados, por su alto contenido en fibra, antioxidantes y su bajo índice glucémico deberían estar incluidos en cualquier dieta anti-age.

Avena: Es el mejor cereal  para mantener la piel hidratada y combatir problemas de alergias cutáneas. Es una gran fuente de energía con efecto saciante y diurético que aporta una cantidad moderada de calorías.

Frutos rojos: Moras, frambuesas, arándanos, son grandes antioxidantes naturales gracias a su alto contenido en carotenoides, responsables también de su color. Por sus altas dosis de melatonina, frenan el envejecimiento del organismo.

Té verde: Es la bebida antioxidante por excelencia. Sus antioxidantes son entre 25 y 50 veces más potentes que la vitamina C o E, lo que lo convierte en un gran aliado de la juventud y la salud.

Uvas: Contienen resveratrol, sustancia que protege nuestras células de los radicales libres y evita que el paso del tiempo las deteriore rápidamente.

Algas: Tienen un gran poder desintoxicante y se utilizan también en la elaboración de cosméticos. Podés incorporarlas a ensaladas, sopas, purés, etc.

Salmón: Su alto contenido en grasas saludables nutre y embellece la piel. Además, es una excelente fuente de vitaminas del grupo B y vitaminas liposolubles como la A, que contribuye al mantenimiento de los tejidos, y la D, que favorece la absorción del calcio.

 

Fuente: Magnacademy

Fotografía: Carlos Galeano Anders Lanzen Fotero

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

4 + 11 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>