nervios

Nervios

Los nervios son paquetes de fibras nerviosas a las que se denomina axones o cilindroejes, que comunican las células del sistema nervioso, las neuronas. Estos conjuntos de fibras se unen de manera similar a los filamentos de un cable, en forma de haces.

Cada axón está rodeado en primera instancia por una vaina de mielina, o vaina de Schwann, a su vez envuelta por una cubierta fina de tejido conductivo que es el llamado endoneuro. Cada grupo de axones forma filamentos más gruesos a los que se denomina fascículos nerviosos y que están recubiertos por el perineuro. Varios fascículos forman el nervio propiamente dicho, recubierto por una tercera vaina, el epineuro. En el espacio comprendido entre los fascículos discurren también las arterias y venas que irrigan el nervio.

En función de la parte del sistema nervioso a la que pertenezcan, los nervios se diferencian en distintos tipos: los que integran el sistema nervioso periférico (SNP) son los craneales, que conectan el encéfalo con estructuras periféricas de la cabeza y el cuello (y entre los que se cuentan los responsables de funciones sensoriales como el olfatorio, el óptico o el vestibulococlear, que regula la audición) y los espinales. Estos últimos realizan la misma función pero conectando la médula con las regiones y receptoras. Desde el punto de vista funcional, tanto los craneales como los espinales pueden ser sensoriales, que transmiten sensaciones, o motores somáticos, que regulan los movimientos.

Por otra parte, los nervios del sistema nervioso autónomo (SNA), pueden ser simpáticos y parasimpáticos. Ambos regulan las funciones involuntarias, como por ejemplo el latido del corazón o las contracciones gastrointestinales. Ejercen funciones generalmente antagónicas. Así, las fibras del simpático aceleran el ritmo cardiaco, mientras que las correspondientes parasimpáticas lo hacen más lento.

Cabe resaltar que los nervios del SNA presentan una estructura diferenciada, formada más por unas cadenas ganglionares que por conducciones nerviosas continuas.

Estos grupos de nervios se distinguen en aferentes, cuando transmiten impulsos nerviosos al encéfalo, y eferentes, cuando conducen los estímulos desde el encéfalo a los músculos, glándulas y vísceras.

 

Fuente: Magnacademy

Fotografía: Freddie Peña

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

4 × 1 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>