Osteoporosis

Osteoporosis, ¿Sabes a qué se debe?

La osteoporosis es una pérdida paulatina de algunos de los materiales que forman los huesos (fundamentalmente sales de calcio). Este trastorno, propio de edades avanzadas (suele aparecer a partir del sexto decenio de la vida, aunque a veces se manifiesta con anterioridad), da lugar a un progresivo debilitamiento de los huesos. Por ello, cualquier caída, incluso un golpe no demasiado fuerte, pueden ser suficiente motivo para que se produzcan fracturas y traumatismos muy dolorosos.

La osteoporosis puede también producir deformaciones, sobre todo en la columna vertebral. La falta de sustancia ósea debilita las vértebras, que poco a poco se van colapsando por el peso del cuerpo. La persona pierde estatura y suelen aparecer otras complicaciones debido a la compresión interna de los diferentes órganos.

Se trata de una enfermedad bastante corriente, sobre todo en la actualidad, cuando la esperanza de vida es mayor y ha aumentado el número de personas ancianas. En cuanto a la distribución por sexos, la osteoporosis muestra mayor incidencia entre las mujeres.

Etiología

Esta enfermedad puede aparecer por muchas razones. En primer lugar cabe citar la osteoporosis senil, que es un fenómeno completamente natural motivado por la edad. En las mujeres, sin embargo, está demostrado que la osteoporosis se acentúa con la menopausia, ya que la absorción de calcio por los huesos disminuye como consecuencia de los cambios hormonales que se producen.

Existe también una osteoporosis idiopática, no relacionada con la edad, que aparece durante el embarazo o a lo largo de la juventud, como resultado del proceso de crecimiento.

Estos tipos de osteoporosis responden a causas naturales, pero con mucha frecuencia el debilitamiento de los huesos se encuentra asociado a diversas enfermedades. Los trastornos que más frecuentemente pueden causar osteoporosis son los siguientes:

Sintomatología

Es probable que al principio no aparezca manifestación alguna. Sin embargo, se producen fracturas con suma facilidad, y la persona suele perder estatura debido al aplastamiento vertebral. Poco a poco comienzan a aparecer dolores que se tornan más agudos a medida que progresa la enfermedad y proliferan las fracturas. Aunque el debilitamiento óseo es general, la enfermedad puede concentrarse en determinadas zonas del esqueleto, como la cadera, las costillas o las vértebras.

La osteoporosis puede además producir nuevas enfermedades. Si la columna vertebral se deforma en exceso, además de los dolores, el corazón, los pulmones y los demás órganos comenzarán a comprimirse. Pueden aparecer problemas digestivos y respiratorios, así como complicaciones cardíacas. En algunos casos extremos esto puede producir la muerte del paciente.

Tratamiento

En primer lugar es necesario realizar un diagnóstico que determine con claridad la causa de la enfermedad. Cuanto más precoz sea este diagnóstico, mejor, pues en las fases iniciales la pérdida de sustancia ósea es menor.

La terapia incluye ejercicio ligero de rehabilitación y, si es necesario, apoyo ortopédico para facilitar los movimientos. Es necesario tener muy en cuenta que la osteoporosis se agrava con la inactividad. Por ello, las personas afectadas deben hacer un esfuerzo por moverse y practicar algún tipo de ejercicio, como caminar y, si es posible, no deben abandonar su trabajo habitual.

En algunos casos el médico puede prescribir medicamentos específicos, como los bifosfonatos, que constituyen el pilar terapéutico actual de la enfermedad. Estos fármacos actúan inhibiendo el proceso de destrucción ósea. También es corriente la administración de calcio, hormonas y vitamina D para contribuir a la recuperación del hueso o, al menos, para evitar una mayor pérdida de sustancia. En algunos casos en los que existe dolor persistente es necesario pautar analgésicos potentes para controlarlo.

La osteoporosis puede prevenirse. Para ello es aconsejable practicar algún deporte a lo largo de la vida y seguir una dieta rica en calcio y vitamina D (y, en general, en todo tipo de nutrientes). Tomar el sol de forma moderada ayuda a asimilar el contenido en calcio de los alimentos. Aunque no se puede evitar la pérdida de material óseo igual que no se puede evitar envejecer, sí es posible ahorrarse muchos sufrimientos. La osteoporosis, sin ser mortal, se asocia con un alto potencial de incapacitación física.

Deporte

 

Fuente: Magnacademy

Fotografía: Oscar Anton *k59

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tres × tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>