Patagonia

La Patagonia

En los confines meridionales de América se halla la Patagonia, una región de duro clima y grandes riquezas naturales que no fue colonizada por el hombre blanco hasta la segunda mitad del siglo XIX.

La Patagonia se extiende, en una superficie de alrededor de 900.000 kilómetros cuadrados, sobre la parte más meridional de la Argentina y Chile. La mayor parte de la Patagonia comprende las provincias argentinas de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego (unos 790.000 kilómetros cuadrados), así como el sur de la región chilena de Los Lagos y la totalidad de las también chilenas de Aisén del General Carlos Ibáñez del Campo y Magallanes y la región Antártica (exceptuando los territorios reclamados por Chile en el continente helado). Linda al noroeste con las estribaciones andinas, al norte con el río Colorado (frontera natural con la Pampa), al este con el océano Atlántico, al sur con el cabo de Hornos, y al sudeste con el océano Pacífico. A veces suele excluirse de la Patagonia a la isla Grande de Tierra del Fuego, separada del territorio continental por el estrecho de Magallanes y repartida políticamente entre Chile (provincia de Magallanes y la Antártica) y la Argentina (provincia de Tierra del Fuego).

Geológicamente, la Patagonia consiste en una penillanura formada por varias mesetas esteparias escalonadas y surcadas por hondos valles. Los principales ríos permanentes son el Colorado, el Negro, el Chubut, el Chico y el Santa Cruz, que corren desde los Andes encajonados en cañones. Existen otros cauces de caudal intermitente como el Deseado, el Shehuen y el Gallegos. Son numerosos los lagos de origen glaciar, levantados en la frontera entre los Andes y las mesetas patagónicas. Entre ellos pueden destacarse el Nahuel Huapí, el Viedma, el Argentino, el Buenos Aires (conocido como General Carrera en su parte chilena) y el San Martín (que en su parte chilena recibe la denominación de O’Higgins).

El clima patagónico es frío y seco, aunque la cercanía del Atlántico y el Pacífico ejerce una influencia atemperadora. Las lluvias son en general escasas. En invierno, las precipitaciones son en forma de nieve. La región es muy ventosa, con predominio de los vientos secos del sudoeste.

La vegetación de la Patagonia consta sobre todo de gramíneas y arbustos adaptados a las condiciones climáticas de frío, viento y muy escasa humedad. El calafate, un arbusto siempre verde de bayas comestibles, es uno de los símbolos de la región. En las zonas ubicadas más al noroeste, de mucha mayor humedad, se alzan densos bosques de árboles centenarios como los alerces. Por lo que respecta a la fauna, hay que apuntar la existencia de ejemplares de pumas, guanacos, zorros, caranchos, tuco-tucos (una especie de roedores subterráneos), etc.

Guanacos

 

Fuente: Magnacademy

Fotografía: Sebastián Dario Leonora Enking

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1 × 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>