Tomar sol

Radiación ultravioleta

Radiación emitida por el Sol que se caracteriza por poseer una longitud de onda que va desde los 400 nm hasta los 15 nm.

Son tres los tipos de radiación ultravioleta generados por el astro: UV-A, UV-B y UV-C. Gracias a la labor de filtrado que efectúa la atmósfera, el 99% de la radiación ultravioleta que alcanza la superficie del planeta es del tipo UV-A. Si no fuera así, la vida en la Tierra no sería posible. Por su parte, las radiaciones UV-C y UV-B resultan dañinas para la vida. La primera de ellas es absorbida en su totalidad por el ozono atmosférico, mientras que la segunda tan sólo es neutralizada de modo parcial por el ozono. Una pequeña parte de radiación UV-B llega, por tanto, a la superficie del planeta y es la causante, entre otros daños, de diversos tipos de cáncer de piel.

También es posible producir radiación ultravioleta de modo artificial, lo que cuenta con numerosas aplicaciones industriales y comerciales. Las lámparas de mercurio, por ejemplo, generan este tipo de radiación cuando el gas de mercurio que se halla en su interior es ionizado. A continuación, el recubrimiento especial del que disponen las lámparas absorbe la radiación, transformándola en luz visible. Un proceso similar se da en las lámparas de xenón, las de deuterio y las de haluro metálico.

 

Fuente: Magnacademy

Fotografía: Ramón Portellano

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nueve + 16 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>