Sentimientos

Sentimientos

De los muchos sentidos que posee el concepto de sentimiento (entre ellos el de emoción), el que dispone de una mayor aceptación dentro del mundo del pensamiento y la religión es aquel que se emplea para oponerlo a la razón. La tradición de esta concepción del sentimiento es breve, ya que no aparece hasta la irrupción dentro del panorama de la filosofía de autores modernos como Blaise Pascal o Immanuel Kant. El primero empleaba el término para hablar de la necesidad del corazón, de lo irracional, para captar a través de una sola impresión la verdad de un hecho. Mientras la razón requeriría de un sinfín de análisis y conceptos para intentar aprehender realidades complejas como la religión, el sentimiento se basta a sí mismo y es capaz además de alcanzar unas cotas de veracidad tan válidas como las de la ciencia. Un ejemplo se encuentra en el mundo de la fe, que para Pascal sólo era objeto del sentimiento, y no de la razón.

Jean Jacques Rousseau, a la hora de tratar la bondad natural del ser humano, localizaba ésta dentro del sentimiento, que aparecía en su pensamiento como un impulso innato en el hombre hacia el bien, hacia lo más apropiado para su naturaleza, constituyendo de esta manera la base de la espiritualidad humana. Así pues, Rousseau no sólo comprendía el sentimiento como un elemento esencial dentro de la vida del hombre, sino también como una facultad universal, común a todo el género humano.

 

Fuente: Magnacademy

Fotografía: Víctor Nuño

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

catorce + 13 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>