Entradas

tatuaje-temporal-azucar

Un tatuaje temporal mide los niveles de azúcar en sangre

Un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Diego, ha diseñado un sensor flexible a modo de tatuaje temporal, que utiliza una suave corriente eléctrica para medir los niveles de glucosa en el organismo de una persona.

Para aquellos con diabetes, medir los niveles de glucosa varias veces al día es una obligación vital para gestionar adecuadamente su enfermedad, así como controlar las dosis de insulina que necesitan. Pincharse con regularidad, no es de gusto para nadie, por lo que muchos pacientes tienden a evitar tantos pinchazos al día poniendo en peligro su salud.

Este nuevo dispositivo tiene la solución: es completamente indoloro.

“Actualmente el sensor del tatuaje puede sobrevivir fácilmente por un día y por lo tanto pueden ser reemplazados. Además son muy baratos, por lo que no tienen mucha carga financiera para el paciente”, explica Amay Bandodkar, líder del estudio.

El tatuaje temporal ya ha sido probado con éxito en siete pacientes sanos de entre 20 y 40 años de edad. Según los resultados, el dispositivo midió incluso con mayor precisión los niveles de glucosa de cada paciente que la clásica punción digital. Los expertos están trabajando para que este tatuaje temporal tan innovador para diabéticos tenga “capacidades Bluetooth para enviar esta información directamente al médico del paciente en tiempo real o incluso almacenar datos en la nube”, aclara Bandodkar.

tatuaje-diabetes-1

SIDA

SIDA ¿Conoces las medidas de prevención?

El SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) es una enfermedad vírica provocada por un retrovirus denominado VIH o virus de la inmunodeficiencia humana (también conocido como VLTH-3 o virus linfotropo de células T humanas) y que provoca la destrucción paulatina de la inmunidad celular del enfermo.

El contagio del virus se produce a través del contacto sexual, de la exposición a sangre contaminada, del empleo de agujas hipodérmicas infectadas y también puede ocurrir a través de la placenta durante el parto en caso de madres portadoras. Dentro de los grupos de riesgo se incluyen sectores marginados como drogadictos o prostitutas y también todos aquellos con prácticas sexuales de riesgo, es decir, que tengan relaciones frecuentes con diferentes personas sin tomar las medidas profilácticas adecuadas.

Los síntomas son variables dependiendo del curso de la enfermedad. En ocasiones existen individuos que pueden permanecer sin síntomas durante mucho tiempo (aunque sí pueden transmitir la enfermedad). Todos los síntomas se corresponden con alteraciones del sistema defensivo. Los signos iniciales suelen incluir fatiga, fiebre intermitente, escalofríos, sudoración nocturna, lesiones cutáneas, aumento del tamaño de los ganglios (linfadenopatía), diarrea, falta de apetito, pérdida de peso, apatía. En muchos casos estos signos iniciales pueden confundirse con otras enfermedades víricas como la mononucleosis. Es frecuente que la enfermedad progrese hacia infecciones recurrentes por agentes patógenos poco habituales: parásitos (toxoplasmosis); bacterias como neumonías por Pneumocistis carinii , tuberculosis o salmonelosis generalizadas; hongos como candidiasis o alteraciones víricas por citomegalovirus. El riesgo de desarrollo de procesos tumorales malignos en los enfermos está muy aumentado: sarcoma de Kaposi, linfoma de Burkitt y linfoma no Hodgkin.

Actualmente los programas de tratamiento se basan en distintos productos antivirales y el control de las infecciones secundarias. Es imprescindible que el paciente reciba la máxima información posible acerca de su enfermedad.

El mejor modo de control del SIDA es mediante medidas de prevención:

  • Protección adecuada en los contactos sexuales (especialmente con personas desconocidas; grupos de mayor riesgo: prostitutas, homosexuales, contacto con múltiples compañeros sexuales o con personas que tengan múltiples compañeros, drogadictos).

  • No utilizar drogas intravenosas o si se hace nunca compartir jeringas o agujas.

  • Evitar el contacto oral, vaginal o anal con semen de personas infectadas.

  • Ante la mínima duda de posible contagio, se deben realizar las pruebas oportunas.

 

Jeringa

 

Fuente: Magnacademy

Fotografía: Andy McCarthy Anthony Quiroz Heredia