Entradas

Luna

La Tierra y la Luna tuvieron el mismo origen

Gracias a los estudios más recientes realizados sobre el proceso de formación de los planetas dentro de nuestro Sistema Solar, se ha podido revelar el misterio sobre la formación de la Luna. El enigma siempre estuvo presente, hubo distintas teorías que lo fundamentaron a lo largo de los años pero… ¿Cómo se formó realmente?

Existe la teoría llamada “del gran impacto” cuya explicación sobre el tema en cuestión es que el Planeta Tierra choco hace millones de años con otro conocido como Theia. Esta colisión provoco que una parte reducida saliera despedida y que acabara mezclándose con los restos de este cuerpo celeste, que luego formarían la Luna. Esta teoría, sin embargo, inquietaba al mundo científico teniendo en cuenta que menos de un 1% de los choques eran entre planetas iguales. Y lo cierto es que las muestras de rocas lunares muestran una composición isotópica muy similar a las rocas de la Tierra. ¿Cómo es esto posible si otros cuerpos del Sistema Solar presentan composiciones diferentes? Ya que, de hecho, con este planteamiento, Theia debería haber formado una Luna muy distinta a la actual.

Para resolver este enigma, un equipo de investigadores liderados por Alessandra Mastrobuono-Battisti del Instituto Tecnológico de Israel (Technion) realizó simulaciones de las colisiones entre protoplanetas y compararon la composición de los planetas resultantes con el cuerpo celeste impactador. Los resultados de estas 40 simulaciones con 80 embriones planetarios y unos 1.000-2.000 fragmentos más pequeños han revelado que la mayoría de los planetas surgidos del impacto presentaban composiciones diferentes, pero hasta un 40% de ellos tenían composiciones isotópicas muy parecidas.
Esto explicaría por qué la Tierra y la Luna comparten isótopos tan importantes como el oxígeno: Una gran fracción de pares planeta-impactador tienen composiciones casi idénticas, por lo tanto, la similitud en la composición entre la Tierra y la Luna podría ser una consecuencia natural de un impacto gigante”, aclaran los científicos en su estudio que ha sido publicado en la revista Nature. Por tanto, “es bastante probable” que la Tierra chocase con un planeta gemelo y que de ese choque surgiera nuestro satélite.
Te quedaste con ganas de saber más sobre el tema? Entrá en http://magnacademy.com y enterate!