Entradas

tatuaje-temporal-azucar

Un tatuaje temporal mide los niveles de azúcar en sangre

Un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Diego, ha diseñado un sensor flexible a modo de tatuaje temporal, que utiliza una suave corriente eléctrica para medir los niveles de glucosa en el organismo de una persona.

Para aquellos con diabetes, medir los niveles de glucosa varias veces al día es una obligación vital para gestionar adecuadamente su enfermedad, así como controlar las dosis de insulina que necesitan. Pincharse con regularidad, no es de gusto para nadie, por lo que muchos pacientes tienden a evitar tantos pinchazos al día poniendo en peligro su salud.

Este nuevo dispositivo tiene la solución: es completamente indoloro.

“Actualmente el sensor del tatuaje puede sobrevivir fácilmente por un día y por lo tanto pueden ser reemplazados. Además son muy baratos, por lo que no tienen mucha carga financiera para el paciente”, explica Amay Bandodkar, líder del estudio.

El tatuaje temporal ya ha sido probado con éxito en siete pacientes sanos de entre 20 y 40 años de edad. Según los resultados, el dispositivo midió incluso con mayor precisión los niveles de glucosa de cada paciente que la clásica punción digital. Los expertos están trabajando para que este tatuaje temporal tan innovador para diabéticos tenga “capacidades Bluetooth para enviar esta información directamente al médico del paciente en tiempo real o incluso almacenar datos en la nube”, aclara Bandodkar.

tatuaje-diabetes-1

Donación de Sangre

Donación de sangre

La donación de sangre es el medio a través del cual se asegura el suministro de reservas de sangre para transfusiones e intervenciones quirúrgicas.

Algunos países cuentan con sistemas desarrollados de donación voluntaria de sangre y de procesado y almacenamiento de las reservas obtenidas a través de él, mientras que en otros cuando se requiere sangre para un paciente la donación es efectuada por familiares o allegados, en la llamada donación de reposición, o bien se ofrecen remuneraciones económicas por la donaciones.

Una vez obtenido el volumen de sangre necesario (de cada donante se puede obtener un volumen cuantificado en torno a los 400 ml) cada muestra se somete al correspondiente proceso de tipaje, para establecer el grupo al que la sangre pertenece, y de fraccionamiento. En esta fase la sangre es sometida a centrifugado para separar los distintos elementos que la componen: plasma, glóbulos rojos, plaquetas, etc.

A continuación se procede a un minucioso estudio analítico y serológico de la muestra para asegurar plenas condiciones de seguridad.

De la donación de sangre quedan excluidos diversos perfiles de donantes, como los de portadores de enfermedades infecciosas crónicas como hepatitis B y C, síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) o enfermedad de Chagas; afectados de insuficiencia renal, pulmonar, cardíaca u otras alteraciones orgánicas graves; o personas con antecedentes de consumo de drogas.